Brisas cuequeras desde Valparaíso
Savia nueva porteña
Esta semana recala en Santiago la tripulación de la vieja escuela cuequera de Valparaíso, agrupada en el elenco de La Isla de la Fantasía. Pero ya ha tomado fuerza propia la generación de herederos: grupos como Savia Porteña y músicos como Bernardo Zamora y Felipe Solís son algunos de los mayores animadores de esa escena. En el puerto la cueca tiene otro sabor.

David Ponce | fotos: Cristián Gaete / Felipe Solís


Se mueven entre escenarios de La Calera o Quillota, o desde Viña del Mar a Hijuelas, o entre el bar El Primer Ascensor a la Luna, consulado Guachaca en Valparaíso, y La Isla de la Fantasía, la casa donde se juntan a tocar cuequeros de la vieja guardia como Lucy Briceño y los Sureños, Silvia la Trigueña y los Huasos Ladinos o Los Viejos Cracks de la Cueca. A Savia Porteña, uno de los aventajados nuevos grupos de la zona, no les falta movimiento en su natal región de Valparaíso.

–Nosotros somos como parquímetros: funcionamos con monedas y estamos donde tenemos que estar –resume Mauricio Pipo Muñoz, cantante, guitarrista y pianista del grupo, al medio en la foto junto a sus compañeros Jorge Beno Flores (voz y pandero), Cristián Gaete (voz y platillos), Robert Perro Torres (batería) y Daniel Ángel (voz y acordeón), en ese orden. Por ahora ni siquiera les interesa salir a tocar a Santiago. Grupos como Savia Porteña o músicos como Bernardo Zamora y Felipe Solís están dando forma desde una nueva generación a la escena autónoma de la cueca en el puerto.

Estos dos últimos de hecho sí se disponen a viajar a la capital, donde tocarán este jueves con La Isla de la Fantasía en la Sala SCD Plaza Vespucio como parte del ciclo de MUS.cl (ver recuadro). Todos a su modo han reforzado el movimiento: Zamora como productor de los dos discos de La Isla, Solís como administrador de un completo blog sobre el elenco y Savia Porteña como músicos invitados en sus presentaciones. Por los demás, los propios Savia Porteña aprendieron además a escribir versos con Los Afuerinos, debutaron con una cueca del compositor de Los Paleteados del Puerto e incorporaron el sentimiento de Jorge Montiel además de grabar con La Isla de la Fantasía. Todas las credenciales de la vieja guardia en orden.






Savia Porteña empezó a tocar en 2003, iniciado por el guitarrista Dionisio Gálvez y el bajista Manuel Chincolito Aranda además de Muñoz y Torres. Y su debut fue ese año en el Festival de Molina, donde ganaron con la cueca "Vuelvo a estar entre las vides", de Fernando Leiva Zegers, compositor de Los Paleteados del Puerto.

–Cada uno pertenecía a otros grupos folclóricos y cuequeros. Nos llamaron para ese festival y seguimos –recuerda Muñoz. Gálvez, más conocido como el Guatón Dioni, se alejó este año del grupo, y Chincolito vive en la ciudad de Casablanca aunque sigue ligado al grupo a la distancia, pero la formación actual estable del grupo es el cuarteto entre Muñoz, Beno, Ángel y Torres.

El integrante más reciente es el acordeonista Daniel Ángel (en la foto), de dieciocho años, que debutó en Savia Porteña en 2006 con motivo de la Cumbre Guachaca. "Es muy especial la onda de él", explica Muñoz. "De la nada empezó a tocar acordeón y es un pedazo de músico. Estaba a punto de entrar a la Armada, pero ahí se iba a perder, y lo convencí de que tocara con nosotros".




Fue hacia 1988, aún en el liceo, cuando Mauricio Muñoz empezó a escribir sus primeras cuecas. Fue bajo la tutela de Carlos Jil, uno de los integrante del más experimentado conjunto porteño Los Afuerinos, iniciado en 1984.

–Él me enseñó más o menos la estructura de la cueca. Para nosotros los reales maestros de la cueca han sido Los Afuerinos, no te puedo decir que es Hernán Núñez –dice Muñoz, acerca del histórico compositor de Los Chileneros, influencia para varios conjuntos de cueca santiaguinos–. Respeto mucho su trabajo, pero nosotros aprendimos del Alberto (Ponce), del Sata (Ponce), de Carlos Jil (todos integrantes de Los Afuerinos), y hay un lazo de amistad entre nosotros.

–¿Al no ser tan antiguos fue más fácil entenderse con ellos?
–No son tan antiguos, pero llevan mucho tiempo de carrera. Y Alberto (uno de los cantantes) es cantor popular de pueblo, que es el sabor que nosotros también trabajamos con la cueca. El guatón Dioni vivía en San Roque, al lado de las quintas de San Roque (histórico cerro poblado de quintas de recreo en Valparaíso) y hasta hoy trabaja en el Mercado del Cardonal. Tiene todo el sabor del puerto.




Muñoz, Torres y el propio Dioni fueron además parte de otro conjunto porteño previo hacia 2000 y 2001, Los Caballeros de la Cueca, junto a Carlos y Abdías Chamorro, padre e hijo dedicados a la música en familia.

–Más que escuela fue el primer grupo al que ingresamos –dice Muñoz, que a su vez trae el interés por el folclor casi literalmente de la cuna. Nacido en La Calera, ciudad al interior de misma Región de Valparaíso, conoció el folclor campesino de su abuela, quien trabajó con el investigador y recopilador Osvaldo Jaque, fundador del conjunto Paillal.

–Yo nací en Calera, pero me vine a los meses al puerto –precisa–. Yo vivo en Barón, un cerro súper privilegiado por su vista. Y tengo un balcón en mi casa. Abro mi puerta, mis ventanas y veo este puerto. Entonces la composición que tenemos de cuecas es netamente pa'l puerto. Aquí en Valparaíso no hay huasos. Es más vernacular. Y yo soy más tirado al puerto, a lo romántico, trabajo mucho con metáforas. Lo mío es poesía hecha cueca.




Tras participar del compilado La revolución de la cueca 2, el regreso (2005, Fondart), Savia Porteña grabó en propiedad su primer disco, Del puerto con cariño (2006), con las cuecas "Añorando la bohemia", de Luis Flaco Morales, "De tanto quererte", de Fernando Leiva y una mayoría del propio Mauricio Muñoz, con títulos como "Un viejo puerto", "Para las penas" y "Mujer nocturna". Y ésa es también una guía de cómo es la cueca del puerto, dice el autor.

–Las segundas voces de nosotros en las cuecas son todas acubanadas. Porque hicimos un rescate de cómo cantaba el Juan Pou –dice, en alusión a la escuela de boleros de ese cantante, que también integra La Isla de la Fantasía–. Y las primeras voces son muy atangadas, porque vienen de la parte tanguera de Jorge Montiel (otro cantante de fuste porteño, cuequero y sobre todo tanguero). Ése es el sabor de las cuecas que tenemos.

–El hermano de Jorge Montiel, Pollito González, también toca cuecas y es el pianista del Cinzano. ¿Igualmente es una referencia para ustedes?
–Sí, Pollo también toca, pero no tiene tanto que ver con lo que hacemos. Más influencia en el piano han sido el Perico (Raúl Lizama, pianista de Los Chileneros, ya fallecido) y Traslaviña (Rafael Traslaviña, veterano pianista popular chileno aún vigente).

–Dos músicos de Santiago. ¿Cómo ven la diferencia entre las cuecas santiaguinas y porteñas?
–En Santiago todos cantan tratando de imitar a Los Chileneros. Acá no, la cueca porteña hay mucha fusión y mucha mixtura. La Lucy (Briceño, cantante de La Isla de la Fantasía, en la foto) cantaba rancheras, Juan Pou cantaba boleros, Jorge Montiel cantaba tango… hay unos sabores que están hermanados. Los santiaguinos vienen para acá a aprender cueca. Nosotros no aprendimos: nosotros crecimos escuchando eso, aprendimos directamente de los cantores en la rueda, de las convivencias.




–Lo que nosotros hicimos es un rescate –concluye Mauricio Muñoz–, porque la cueca estaba hace tiempo buscando su centro. No se trata de empezar una cueca con un tango o un jazz. Se trata de mixturarla. La cueca acá tiene del vals, del bolero, de bossa nova incluso, tiene la pasión del tango, pero es netamente cueca.

–¿Qué diferencias hay entre tocar en un lugar como La Isla de la Fantasía y el bar de los Guachacas en el puerto, por ejemplo?
–Es distinto. Si comparas El Rincón de las Guitarras, que es el lugar donde se juntan los cuequeros, o La Isla de la Fantasía, es una cosa más romántica. Más de quijote. Ahí se juntan a cantar cuecas, a hacer folclor. En el otro lado estamos tocando nosotros y la gente va a bailar, a pasarlo bien, no es una situación del folclor.

Para noviembre próximo Savia Porteña tiene previsto lanzar su segundo disco, que va a ser grabado precisamente con cantantes de antigua data como Lucy Briceño, Juan Pou, Alberto Ponce (de Los Afuerinos) y el imperdible baterista y cantor Elías Zamora (de Los Paleteados del Puerto, en la foto). "Ustedes escribieron (en MUS) algo sobre el Savia, que decía algo así como ‘Sabios porteños con savia porteña’ (leer la nota aquí). Y de eso se trata", explica. "De grabar canciones nuevas con los maestros".

www.saviadelpuerto.blogspot.com

 

Los isleños nuevos

Más que un grupo, es un elenco. Y más que un lugar de reunión, es un hogar de reunión. La casa en al que vive el cantor porteño Benito Núñez, de 77 años, en el cerro San Juan de Dios en Valparaíso, es la sede donde se junta a tocar la flor y nata de cantores e instrumentistas que dan forma a La Isla de la Fantasía, que es el nombre válido por igual para ese hogar, ese elenco y los dos discos que han publicado hasta ahora: Cuecas porteñas (2001, Fondart) y A cueca limpia (2007, Fondo de la Música).

La alineación completa de la Isla de la Fantasía consiste en las cantantes Lucy Briceño y Silvia Pizarro, La Trigueña, y en los cantores e instrumentistas Benito Núñez, Luis Flaco Morales (ambos en la foto 1), Gilberto Espinoza, Elías Zamora, Juan Pou, Juan Juanín Navarro, César Olivares, Carlos Dávila y Luis Salas, todos hombres y mujeres con décadas de experiencia. Pero el registro del elenco no habría sido posible sin Bernardo Zamora (foto 2, junto al cantor Ramón Alvarado), el musicólogo y profesor universitario que en 2001 emprendió la tarea de grabar a estos artistas.

Es el propio Zamora quien para el segundo disco dio el definitivo paso adelante y se incorporó, además del rol de productor, como integrante del elenco, y quien integra las divisiones menores de la Isla junto a Mauricio Muñoz, Daniel Ángel (ambos de Savia Porteña) y Felipe Solís (foto 3), quien además mantiene el completo blog Folclor-Urbano, dedicado al movimiento. Guitarrista y baterista aparte de estudiante de sociología en la Universidad de Playa Ancha, Solís ha tocado además con los grupos de cueca Los Trukeros y Los Chinganeros, y hoy es parte estable de La Isla de la Fantasía.

Lee aquí una reseña del nuevo disco de La Isla de la Fantasía

www.folclor-urbano.blogspot.com