Congregación de Hermanos Contemplativos 2007
Así es la cosa
Partieron como el grupo que refrescó el rap hace cuatro años a punta de rimas con sentimiento, juego y buenas intenciones. Hoy la Congregación de Hermanos Contemplativos, CHC, ha crecido de trío a septeto y ha rebasado las fronteras del hip-hop para presentar La cosa, un disco propiamente pop. Y satánico, más encima: "Exige en su interior tu mensaje satánico", es su cordial invitación, válida a partir del 28 de agosto, fecha en que La cosa saldrá a las calles.

David Ponce | Foto: sitio oficial de CHC / ilustraciones: Sebastián Silva.


Es nadie en particular el sujeto que figura en la tapa del nuevo disco de la Congregación de Hermanos Contemplativos, más conocida como CHC. O, en otras palabras, es toda la congregación junta en un solo retrato hablado, como entra a precisar el autor de la imagen en detalle.

–Ojo izquierdo y cuello de Sebastián. Ojo derecho de Nea. Cejas de Pedro. Nariz y labio superior de Gabriel. Labio inferior y pera de Chicho. Pelo de Jorge –revisa Sebastián Silva (voz), integrante de CHC junto a los mismos aludidos: Gabriel Díaz (voz), Andrea Nea Ducci (voz y percusión), Roberto Chicho Espinoza (bajo), Jorge del Campo (guitarra y coros) y Pedro Subercaseaux (voz, guitarra, batería y programación), los seis en ese orden en la foto de arriba. Después de dos discos publicados y de seis años tocando, CHC tiene una nueva cosa que presentar, a partir de la cosa misma que han creado para la carátula de su disco y del propio título del álbum, que en una semana más va a estar en la calle: La cosa.






–Ese personaje tiene algo de cada uno. Y adentro hay seis otros personajes freakísimos. Es artesanía en fotoshop –anuncia Sebastián Silva, a propósito de los demás retratos que hizo para el folleto del CD y que están desplegados en exclusiva a lo largo de esta nota, todos armados con el mismo método.

Todos para uno y uno para todos, en la Congregación de Hermanos Contemplativos ya son un grupo cohesionado, y tras los discos Bastante real (2003, Mutante Discos) y What it is es lo que es (2004, Guau) en La cosa (2007, Oveja Negra) marca diferencias con su historia previa. Partiendo por el personal.

Para Bastante real, por más que los créditos estén multiplicados entre los alias de seis maestros de ceremonia, éste era el trío iniciado por Pedro Subercaseaux (alias Piedra), Gabriel Díaz (alias Palabra) y Sebastián Silva (alias todos los demás: Joven, PepGel, Sed y Konejo Urbano). Al año siguiente ya figuraba Nea como "invitada estelar" junto a Jorge del Campo y Chicho Espinoza entre los músicos. Y hoy el grupo crece en vivo a septeto con la incorporación de DJ Caso en las tornamesas.

Y si CHC apareció como un grupo de rap, era un rap distinto, con bases muy melódicas o muy funky armadas por Piedra, coros de una María Perlita que aún no pensaba en ser solista y rimas que invitaban a sentir la mañana y olerla en cada rama, a reflexionar sobre la posición de Bush y Michael Jackson en la cadena evolutiva, a conocer a un desconocido entre la gente o simplemente a jugar con las palabras en versos como "Este cuerpo quiere party, esta fiesta quiere body" o "Mire ya a ella, es Mireya". CHC vino a refrescar el rap. Pero en La cosa son ellos los que refrescan su propio sonido.




–Ya estamos tocando como ocho canciones del nuevo disco en vivo, porque tocar "Mireya" me da una patada en la guata. Cada vez pierde más sentido las palabras que uno dice –dice Sebastián Silva–. Y la idea es empezar a tocar puros temas nuevos, tratar de que este año la dinámica sea siempre ésa.

En su tercer disco la Congregación de Hermanos Contemplativos deja de depender en exclusiva del rap, al mismo tiempo que suma guitarras, bajo y coros a tiempo completo y que Piedra pasa a sentarse en definitiva frente a la batería, en una colección de canciones pop como "Fíjate", "Cruza el puente", "Súper bueno" y el single "Pelos".

–El disco tiene una estética musical súper acotada. Dura cuarenta minutos, dista un poco de los demás álbumes. La música está mucho más popera, más apretadita, y es menos discursivo –define el hermano Silva, que alguna vez debió afrontar la hostilidad del público en una discoteca veraniega cuando CHC irrumpió en medio de la fiesta con su mensaje bienintencionado.

–¿Ahora no está tan predicador?
–No, no nos tomamos la vida tan intensa. Es más como "Qué choro ver tele", aunque no tanto, pero igual es un poco más liviano de sangre.

–¿Sí? ¿Pero "Fíjate" no tiene algo de eso?
–Sí. Así somos nosotros. Está bueno eso, me gusta, pero nos estamos haciendo un poco más masters en el manejo del lenguaje, ya no es tan directo.

–¿Es la diferencia entre decir "Fíjate" y "Si quieres ayudarte, tranquilízate"?
–Sí. Antes era "Si quieres ser feliz relájate mucho". Puras latas –se ríe–. Una vez me llegó un hielo en la cara desde el público por cantar eso. Por huevón.




–¿En qué se nota el pop en el disco?
–Los temas son más cortos, no duran más de tres minutos, y también en la experiencia de que antes hacíamos el tema y ya, a tocarlo, y después no encontrábamos dónde poner "Sutil agresivo" (una canción guitarreada y bien acústica del segundo disco) en vivo. Ahora el disco se refleja en que yo soy muy bailarín, Gabriel se enajena y a la gente le gusta mucho esa faceta de CHC. Para este disco pensamos eso: "Imagínatelo en vivo". Y los once temas están todos muy entretenidos, salvo uno que es un poco más tranquilo que los otros, que se llama "La cosa".

–¿Qué es la cosa?
–Se trata de una cosa que anda dando vuelta, y todos la siguen, la buscan, la comen, hablan de ella y nadie sabe lo que es. Es un poco más lento y más raro dentro de una tocata de puros temas rápidos y fluidos.

–¿Será la canción más importante también, si así se llama el disco?
–No tanto, es una casualidad, aunque igual sí, porque es la más cinematográfica, la más teatral. La verdad es que "La cosa" nació de un tema en inglés que yo había hecho, que se trata un poco como el Sida y de que todo el mundo pensaba en tenerlo… Ah, y este dato es la raja: afuera, en el plástico del disco, va a haber una calcomanía roja con letras blancas. "Descubre en su interior un mensaje satánico!!".

–¿O sea que hay que escucharlo al revés?
–Sí, hay que escucharlo al revés. CHC te obliga a adorar al Príncipe de las Tinieblas. Para que se rumoree que viene con un mensaje… es demasiado imbécil, es como una trampa para todas las viejas Opus Dei. Como "Encuentre en su interior…"

–Como "¡Exígelo!".
–Claro, como "¡Qué rico este disco, viene con mensaje satánico!".




Ha sido un año de pocas actuaciones para la Congregación. Las últimas dos han tenido lugar en la Sala SCD Bellavista en julio y en el Cine Arte Alameda en mayo, por primera vez luego del regreso de Pedro Subercaseaux desde México, donde partió en marzo.

–¿No era posible tocar sin él?
–Medio imposible. Pedro es la columna vertebral en la banda, es el que lleva los beats de la batería y todo. Creo que muchas bases (de La cosa) estaban hechas con Pedro antes, con baterías que él grabó y después programó. Y pedro también cantó más en este disco.

–¿Cómo ha sido la participación de los integrantes más nuevos?
–Jorge (del Campo, guitarrista) tuvo más participación. Él propuso las partes de guitarra para algunos temas y trabajó en la producción con Peter. Nea tiene una participación similar al What it is (el álbum previo) en cuanto a cantos, pero además la Nea es la matriarca del grupo. Se encarga heavy, funciona como manager, se consigue las cosas, habla con la gente. Le decimos Señorita Catering. Y Chicho (Espinoza, el bajista) ha estado súper ocupado tocando con ene bandas, de hecho estuvimos tocando con un bajista de reemplazo (Roberto Trujillo, integrante de Alüzinati).

–¿Por eso pasó más tiempo entre este discos y los dos primeros? Esos fueron hechos con un año de diferencia.
–Sí, son todos bien ocupados. Pero se empezó a unir La cosa cuando empezamos con la Nea y Jorge en tres o cuatro temas, y a partir de ahí se puso más acústica. Se tardó también porque me puse a hacer la película.




"La película" mencionada por Sebastián Silva es La vida me mata, que es su primer largometraje y se ha transformado en uno de los anunciados estrenos del cine chileno de esta temporada, al lado de filmes de otros debutantes como 31 Minutos, la película (de Álvaro Díaz y Pedro Peirano), Normal con alas (de Coca Gómez), Malta con huevo (de Cristóbal Valderrama) y de no tan debutantes como Santos (de Nicolás López), Radio Corazón (de El Rumpy), Chile puede (de Boris Quercia), Mansacue (de Marco Enríquez), Lokas (de Gonzalo Justiniano) y Casa de remolienda (de Joaquín Eyzaguirre).

La vida me mata ya está lista, contiene a su vez un cortometraje de Claudia Celedón y de hecho fue uno de los estrenos locales del reciente festival Sanfic, sigla para Santiago Festival Internacional de Cine, celebrado la semana pasada en la capital. Por lo demás la película es dirigida por Sebastián Silva y protagonizada por Gabriel Díaz, las dos voces principales de CHC, y en el reparto figuran también el actor Diego Muñoz y la propia Claudia Celedón como parte de una comedia negra sobre un joven afectado por la muerte de su hermano.

–Ya está terminada, pero siempre hay que estar haciendo cosas –dice el director–. Ahora estamos inventando ideas de publicidad y también hicimos una especie de himno con la película, que se llama "Quién va a ser" y es una canción que habla de la muerte y el suicidio, de una forma no tan literal.

–¿Piensan sacar una banda sonora?
–Sí, Pedro (Subercaseaux) con Jorge (del Campo) hicieron todo el soundtrack de la película y vamos a hacer unas copias. Hay algunas canciones con un poco de letra, como "Punta", que es con música de (el productor alemán radicado en Chile) Atom Heart, pero en general es música incidental, súper atmosférica. Hay ene películas chilenas que tienen canciones de Javiera Parra, por ejemplo. Ésta no tiene. Traté de mantener alejado el discurso musical.




La Congregación de Hermanos Contemplativos es finalmente parte de una colectividad de grupos y músicos cada vez más creciente (ver recuadro), como se vio en una de sus últimas actuaciones, cuando en la Sala SCD armaron un concierto entre CHC, Yaia, Pedro Piedra y Gepe.

–Gepe tocó batería con nosotros en Yaia, hicimos una mezcla entre todos. Como Yaia nunca toca en vivo, las últimas veces han sido en (el bar) Onaciu y en un matrimonio muy raro, con puras viejas y viejos poncherudos. Yaia se presta para esas tocatas extrañas –dice Sebastián Silva, que también figura gracias a otro de sus proyectos, Los Mono, junto a C-Funk y Vicente Sanfuentes.

–Un sello londinense que se llama Sonic 360 está vendiendo el single de Los Mono en iTunes –informa–. Y hace súper poco, con la misma gente que hizo el clip de "Gente", de CHC, hicimos un videoclip de Los Mono, y yo soy el que baila.

–Qué te han dicho.
–Qué me han dicho: salgo yo con cara de mono animado bailando. Y están  los nuevos temas de Pedro Piedra, que son una fineza. Siempre le habíamos dicho que hiciera un disco solista, y son canciones súper melódicas, súper tranquilas, todas cantadas por él, una especie de entre Beck y estos cantautores latinoamericanos como Drexler. Por ahí va, con harto de Brian Wilson.

–¿Cómo fue el reencuentro con él en CHC después de su viaje a México?
–Pedro fue a hacerse la América a México y estábamos súper conectados, sabíamos de las movidas que hizo con CHC también. Pedro habló con gente de sellos y de publishings (editoriales) en México que escucharon el disco y les gustó, así que estamos en conversaciones para sacarlo allá.

www.holachc.com
www.beingabeing.com

 

La Congregación y sus órdenes hermanas

Sebastián Silva, Pedro Subercaseaux y Nea Ducci son parte a su vez de Yaia (foto 1). Si CHC se inició en el hip-hop, Yaia, su grupo paralelo, se ha dedicado de lleno a ritmos caribeños como el calipso, el reggae y el placentero ritmo playero en general. Músicos: Tat (Sebastián Silva), Pita (Pedro Subercaseaux), Yayita (Nea) y Lady Clarita (Clara Subercaseaux). Disco: Goor modning (2004, Mutante Discos). Canción elegida: la filosofía de las probabilidades contenida en "If", canción que es posible escuchar en algún spot de cerveza en TV.
www.myspace.com/yayaia

Sebastián Silva y Nea son parte de Los Mono (foto 2). Antes de la avalancha de Pulentos, sólo Los Mono existían. El grupo original a cargo de la música para esa serie de TV produjo una serie completa de canciones en 2004 que fue rechazada por Canal 13. El canal en cuestión fue a su vez rechazado por los músicos, lo que dio origen a la serie oficial pero también a edición de la música original por el sello londinense Sonic 360. Músicos: Sebastián Silva, Nea, Vicente Sanfuentes, C-Funk. Disco: Somos los que estamos (2006, Sonic360). Canción elegida: el hip-hop con guitarra funky y teclados onda disco de "Se puede".
Lee la historia de Los Mono acá
www.myspace.com/losmono

Sebastián Silva es Iwannawin (foto 3). Después de CHC y de Yaia, Sebastián Silva jugó la personal y grabó su primer disco, aunque escogió un nuevo nombre de fantasía en Iwannawin y a Pedro Subercaseaux para hacerse cargo de la producción. Funk, arreglos vocales, canciones con guitarra de palo y más letras sobre animales son parte del repertorio. Músicos: Sebastián Silva, con Pedro Subercaseaux (producción) y los invitados Nea, Jackie Letelier, Manuela Baldovino, Amparo Fontaine, Jorge del Campo y José Martínez. Disco: Iwannawin & friends (2005, Guau). Canción elegida: el arranque funky de "Antz in my body".
www.beingabeing.com

Andrea Ducci es Nea. La cantante de CHC es lejos la integrante más prolífica de todo el elenco en cuanto a sus colaboraciones musicales. Nea canta y toca pop y hip-hop en CHC, calipso y ritmos playeros en Yaia, rap funky en Los Mono, teclados y canciones melódicas en Van, su más reciente grupo a trío junto a Miopec (ex integrante de Tobías Alcayota) y Barraco Parra, y además opera como DJ.
www.myspace.com/neaducci

Pedro Subercaseaux es Pedro Piedra. Piedra ha sido el nombre con que ha actuado en grupos como el dúo de hip-hop Hermanos Brothers y en los propios CHC, pero a partir de ahora es también el nombre solista de Pedro Subercaseaux, que debutó como tal el mes pasado en vivo junto a CHC y Yaia y ha dedicado el último tiempo a poner a punto las canciones de un venidero disco.
www.myspace.com/pedropiedras