Evelyn Cornejo
Puros temas humanos
Nació hace treinta años en un pueblo de la región de Maule, se adiestró en la música cantando en la locomoción interprovincial, subió su primer disco a la red en 2009 y dos años más tarde su voz está sonando amplificada en vivo, en la radio y en videoclip con ese mismo disco en versión oficial. Es Evelyn Cornejo, de Evelyn Cornejo: la prueba de que una canción de amor y una con contenido pueden ser la misma canción.

Por David Ponce | Fotos: Diego Fontecilla | Carátula: Pablo de la Fuente Gálvez


Era su primera vez en el Teatro Caupolicán. Evelyn Cornejo fue la encargada de abrir la jornada completa que el pasado domingo 12 de junio de 2011 un elenco de once solistas chilenos presentó en vivo en el histórico teatro de la calle San Diego en Santiago, cuando ella salió a iniciar el concierto a trío con el cantante temuquense Juanjo Montecinos y la santiaguina Natalia Contesse.

–Estuvo bonito, eran como dos mil personas a esa hora. A pesar de que tocábamos de los primeros había harta gente, y súper respetuosa escuchando a los tres que estábamos abriendo –recuerda esta cantante de treinta años, nacida en el pueblo de Caliboro en la región del Maule, que esa tarde tuvo ocasión de mostrar en vivo dos de las canciones de su disco Evelyn Cornejo (2011). Y que sin embargo no por debutante en la capital es una inexperta.

Es cierto que su disco acaba de ser editado en formato físico, pero es el mismo que quienes la conocen desde antes habían podido descargar ya en 2009 en la versión dirigital que ella subió a Internet. Y su nombre era un secreto a voces gracias a constantes apariciones en vivo sobre todo en regiones, desde en Talca donde ha jugado de local hasta en diversos festivales de gran calado como "Rock Carnaza", "Rockódromo" y "La Cumbre del Folk" en Valparaíso o Talcahuano. Era su primera vez a gran escala en Santiago, pero ella ya tiene un cancionero que va desde la fábula de "Los ratones" a los versos contingentes de "América sí". Son las dos canciones que cantó esa tarde en el Caupolicán, y son también dos caras de Evelyn Cornejo que, como va a quedar claro escuchándola hablar, son la misma cara.






Está en Santiago desde marzo. Nació en el pequeño pueblo de Caliboro en la región del Maule, a los nueve años partió con su familia al pueblo de Maule propiamente tal y a los once se estableció en Talca, donde ha vivido hasta este año, cuando la salida oficial de su disco ha terminado por traerla a vivir a la capital.

–Pero paso poco acá. Estoy más tiempo afuera que en Santiago. Llegas, estás un rato y ya tienes que salir a tocar al tiro –dice: la agenda de conciertos de Evelyn Cornejo, con fechas todas las semanas, sigue siendo más activa en regiones–. Acá es difícil captar la atención de las personas, porque hay tanta gente tocando, hay tanta música, de todo, variado, la gente está acostumbrados. Y levantas una piedra y hay un músico (sonríe). Bueno: eso es súper bueno.

–¿El disco vino a hacer una diferencia?
–Sí: el otro día cuando fui a La Casa en el Aire unas niñas me dijeron que habían escuchado la canción en la radio. Y partieron al bar ahí porque les gustó la canción. La radio es masiva, entonces claro que te sirve que te pasen en la radio.




El primer disco de Evelyn Cornejo fue grabado a fines de 2008 por la cantante junto a Subverso, rapero conocido como uno de los referentes del hip-hop contestatario chileno de los últimos años, y que aquí mostró además sus aptitudes como productor al agregar timbres e instrumentos nuevos a la materia prima de la voz y la guitarra de la cantante.

Para entonces Evelyn Cornejo había sumado experiencias musicales como sus inicios en la iglesia evangélica a la que pertenece su familia, sus influencias posteriores de gente tan diversas como las bandas de punk Fiskales Ad Hok y La Polla Records o los cantores Violeta Parra y Víctor Jara, sus inicios como cantante en las micros interprovinciales del Maule y su debut formal en un Festival de la Tonada celebrado hacia 2007, según reconstituye, en el talquino Teatro Regional del Maule.

Allí cantó la primera canción que recuerda haber escrito: "La gallina y el león", que también se escucha en 2011 en su nuevo CD, junto a otras que van desde títulos como la propia "Los ratones", "El gallo Roberto" o "El manzano" hasta otros más explícitos como la citada "Sudamérica sí", "Alerta", "País de cobre" o "La huelga".

–Subverso es reconocido por la carga política de sus canciones. ¿Tu música era así desde antes o tuvo que ver con haberlo conocido?
–No, mis canciones eran así antes de conocerlo. Yo creo que eso también tiene que haberle llamado la atención para trabajar conmigo en el disco. Me grabó gratis, sin cobrarme ningún peso, nada nada nada.




El nacimiento de su hija Melba en 2003 fue el hito definitivo que impulsó a Evelyn Cornejo a componer estas canciones, y el mejor ejemplo es "Sólo tú", una melodía dedicada a su hija en cuyos versos conviven la intimidad familiar con los versos contingentes.

"Mañana tomaremos el ramal / Iremos a disfrutar del mar/ Se me ha olvidado ese detalle/ Que la Celco invadió Constitución", canta ahí Evelyn Cornejo, donde el ramal es el viejo ferrocarril que lleva a ese balneario maulino, y Celco es la planta de celulosa ya tristemente célebre por la contaminación que provocó en el Río Cruces, más al sur, en la región de Los Lagos.

–Esa canción la hice cuando estaba en Constitución. También iba a cantar al terminal de Constitución, y estando ahí mismo te sale solo. Aparte que cuando tú llegas a Conti, ¿no ves que está en alto? Miras todo para abajo y lo primero que ves es la Celco. Y la mancha café en el mar, gigante. Y el olor. Rico.

–¿Pudiste conocer Constitución antes de eso?
–No, siempre conocí Conti… a ver… no, siempre ahí con la Celco.

Del mismo modo recuerda que "América sí" surgió de la lectura del libro "Las venas abiertas de América Latina", del escritor uruguayo Eduardo Galeano, tal como "Alerta" habla del orden económico imperante y en la misma línea se escucha "La huelga".

–Más que nada la hice por lo que pasa allá en Maule, por ejemplo, donde yo viví –explica, a propósito de esta última–. Hubo un tiempo en que ibas por la calle y estaban todas las empresas tomadas, las barracas. Mi papá es obrero, entonces yo sé lo que es la explotación. Antes trabajó en la vendimia, como temporero, y desde que nos fuimos de Caliboro empezó a trabajar en barracas, y les pagan el mínimo. Y de repente las empresas quiebran y (los trabajadores) cooperan nomás, no te pagan ni años de servicio ni nada, pierdes todos tus beneficios. Y se supone que hay leyes que los protegen, pero ¿quién las hace valer, si a fin de cuentas si tienes plata pagas un buen abogado?




Es un libro distinto el que motivó a la cantante a escribir "Planta medicinal", otra de estas canciones.

–Es un libro de cartas escritas por caciques, se refiere a la visión de los indígenas, la gente que está conectada con la tierra, y que es una visión totalmente diferente a la de la gente acostumbrada a vivir en la ciudad, a tener cosas. Es gente que cultiva sus alimentos, que come lo que cultiva, que si quiere agua se hace una noria.

"La canción habla de cómo nosotros los vemos como salvajes, como ignorantes, porque realmente no necesitan más. Lo tienen todo en la tierra. A fin de cuentas somos nosotros los salvajes, porque estamos destruyendo nuestro hogar. En cambio ellos no destruyen. Viven en armonía. No son perjudiciales", dice. Y al lado de todo eso es la fábula de amor de "Los ratones" la que tiene a la voz de Evelyn Cornejo sonando en la radio y en su más reciente videoclip.

–¿Aunque sea una canción de amor no la sientes distinta a las demás?
–Es que el disco habla más que nada de la vida cotidiana. Es algo que uno ve a diario: la desigualdad. No tienes que ser inteligente para darte cuenta de que existe injusticia, de que hay ricos y hay pobres. Y el amor también es parte de lo cotidiano. Al final son puros temas humanos.

www.evelyncornejo.blogspot.com

 

Underground: en vivo en el Metro

"Musica de estación" se llama el ciclo de conciertos que desde este mes y hasta el 2 de noviembre tendrá lugar en diversas estaciones del Metro de Santiago, protagonizado por los doce músicos y grupos cuyos discos acaban de ser editados por la disquera Sello Azul, y entre los cuales está Evelyn Cornejo.

Serán en total ciento noventa y dos intervenciones musicales, programadas todos los lunes, martes y miércoles de cada semana, a razón de cuatro actuaciones continuadas por cada grupo o solista. En junio ya partieron las cantantes Natalia Contesse y Carolina Nissen, y de aquí a fin de año se escucharán en el tres subterráneo el pop de María Colores, el rock de Diego Álvarez, Portugal y Altazores, las baladas de Elena Venechi, las canciones acústicas de Evelyn Cornejo, la raíz folclórica de Gabriel Betancur, la pachanga de Los Pata e' Cumbia, la fusión latina de La Guacha y las cuecas de El Enganche, en fechas que irán siendo anunciadas con veinticuatro horas de anticipación por los organizadores vía Twitter, por medio de las cuentas @metrodesantiago y @selloazulchile. Las siguientes son las dos más próximas.

Elena Venechi.– Miércoles 29 de junio, 10.15 horas en Plaza Maipú, 11.30 horas en Quinta Normal, 12.45 horas en Baquedano, 15.00 horas en Baquedano. Entrada libre.

Evelyn Cornejo.– Lunes 4 de julio, 10.15 horas en Pajaritos, 11.30 horas en República, 12.45 horas en Universidad de Chile, 15.00 horas en Baquedano. Entrada libre.