El Banco Mundial
Apocalipsis ahora
"Estamos pasando por una era generacional de depresión", dicen en El Banco Mundial. Y no son ni emos ni góticos; son un dúo de improvisación electroacústico santiaguino que encuentra en el absurdo y el caos los puntos de partida para entregar una música tan perversa como contemporánea. Con instrumentos no tradicionales, métodos inventados y un lenguaje propio, han editado cuatro discos donde teorizan, en broma y en serio, sobre el spam, los símbolos capitalistas y el Apocalipsis, y son uno de los nombres más interesantes de todo un movimiento que rinde culto a la fealdad actual. "Tenemos un humor más absurdo, nos juntamos a jugar".

Por Luis Felipe Saavedra | Fotos: Burt Sacarach e Hixaga


La música más oscura que suena en Chile no la hacen los góticos ni los metaleros doom: la improvisan y publican gratis decenas de grupos y solistas de colectivos como Cumshot, Horrible Registros y La Productora Mutante. Y entre esos muchos, se destaca El Banco Mundial, un dúo de ruidos y melodías formado en 2006 por Pamela Sepúlveda, alias Fakuta, e Ignacio Morales, alias Nawito, que después de sus discos Así se matan los guaguitos (2006), El gran golpe al Banco Mundial (2006) y La nave (2008) acaban de editar Música terapéutica para el embarazo no deseado (2008, Horrible registros), seis piezas de nebulosas ruidistas, guaguas agonizantes, electricidad estática, melodías infantiles y mucho feedback.

Fakuta y Nawito se conocieron a través de fotologs y myspaces. A Fakuta le gustaba lo que hacía la rapera Dadalú (integrante de Julia Rose y Colectivo Etéreo), y le dijo a Nawito que se ofrecieran para tocar con ella, sin conocerla. "Me gustaba Dadalú porque era pop, pero distinto", recuerda Fakuta. "Me sentía un poco identificada con lo que hacíamos en Golden Baba (su banda paralela en receso), que era tratar de mezclar muchos estilos y que al final quedara algo pa' la cagada".

Así entablaron una amistad con Dadalú y la acompañan hasta hoy bajo el nombre de Los Pat Smear. Pero entre ambos nació una amistad más profunda, y Fakuta comenzó a visitar a Nawito en su casa, donde él tiene un estudio lleno de máquinas e instrumentos. "La pieza del Nawito es como un laboratorio electroacústico. Siempre tiene todas las máquinas funcionando, siempre está encerrado. Como siempre estaba eso, sólo había que ponerle un par de teclados y así nació el Banco Mundial", resume Fakuta.






Nawito, un estudiante de ingeniería en sonido cuyo nombre civil es Ignacio Morales aunque actúa bajo el alias de Leonardo Ahumada, ha publicado discos a través de los sellos Jacobino Discos y Horrible Registros, es parte del conjunto de música experimental Ensamble Majamama y ha establecido vínculos con músicos de electrónica "docta" en los festivales Ai-Maako. Creó su propio sound system con mezcladoras, tornamesas y teclados y para él la improvisación electroacústica en tiempo real es natural. Fakuta, arquitecto, al contrario, se acercó a la música en el conjunto Golden Baba, de pop extraño pero estructurado a fin de cuentas. Cuando se conocieron y empezaron a tocar juntos, Nawito la impulsó a improvisar. "El Nawito me decía 'improvisa, improvisa', y yo 'no sé, no sé'", dice ella.

Nawito: No era así.
Fakuta: Sí era así. Yo me resistía a eso, porque no sabía. A él le gustaba mucho la improvisación libre.
Nawito: Más que nada era lo que estaba trabajando yo. Y me pareció interesante mezclar eso, que era electroacústica en tiempo real, con instrumentos más tradicionales, con notas o voces. Pero era una idea, nunca lo planeé.
Fakuta: Se dio por estar ahí.

–Se fueron soltando con la práctica.
Nawito
: Han sido etapas. Cuando nos dimos cuenta de que había algo armado empezamos a estructurar más la música.
Fakuta: Fue rápido. Habremos tocado una vez juntos y a la tercera hicimos el disco Así se matan los guagüitos. Igual se nota que cuesta que la música cuaje.

–¿Y eso lo replicaban en vivo?
Fakuta: Sí, po. Tratábamos. En vivo es la depuración, porque lo grabado es la improvisación misma, lo primitivo.

–Es la operación inversa a lo tradicional, donde la grabación es controlada y en vivo se improvisa.
Fakuta: Nosotros lo hacemos al revés. Improvisamos una canción, que según nosotros es una canción.
Nawito: Para nosotros era importante la interacción que se daba en ese momento, más importante que planificarlo en un estudio. Todos los registros son grabados así: rec al computador. El primero salió así y el segundo un mes después, en otra sesión (mayo y junio de 2006).

Revise un comentario de La nave acá




–¿Por qué quisieron publicar esas sesiones?
Fakuta: Porque encontrábamos que era bacán (risas). Sentíamos que habíamos hecho algo que, no sé si tenia una forma, pero era como un universo dentro de nosotros.
Nawito: Ya habíamos definido que era un proyecto, con nombre y todo.
Fakuta: Y además ese año andábamos muy en la volada MySpace, lo mismo que con World Music (su banda intermitente con Dadalú). Es que el acercamiento a la música era ultra primitivo, como que haces una cosita y lo consideras canción. No tienes esa cosa de "esto está bien, esto está mal". Como que todo estaba bien y por eso queríamos publicar.

–¿Para el tercer disco, La nave, siguieron con ese mismo método de grabar y publicar o hubo mayor selección?
Nawito
: La nave ya se puede considerar una selección, porque eran unos temas medios guachos que teníamos y que rescatamos de varias sesiones de grabación de fines de 2006 y principios de 2007 con otros más nuevos.

–¿No graban encima otras pistas?
Nawito
: No, a lo más edición. Un tema de treinta minutos lo dejábamos en quince. Nada más.

Esos tres discos anteriores sirven de antecedente para su reciente y mejor logrado trabajo, Música terapéutica para el embarazo no deseado, donde la música es más profunda y compleja y donde las melodías tienen un papel fundamental. Esa evolución no fue sólo producto de la experiencia en largas sesiones de improvisación y muchas presentaciones en vivo, sino que tuvieron que ver los elementos disponibles.

Fakuta: En el último disco las cosas que ocupamos son súper distintas a los otros. Antes tocaba con el (teclado) Casio SK-8, que tiene un sampler que yo dejaba pegado con scotch y ahí al tiro tenías una cama, un loop.
Nawito: Yo ocupaba harto un tornamesa. De hecho, del tornamesa nació esa idea de lanzar loops, pero era una cosa muy de error, porque yo dejaba la aguja por sobre el disco y la aguja agarraba un pedazo muy al azar, un surco en cualquier punto.

–El disco tenía que estar medio doblado.
Nawito
: Sí, po. Entonces era una cuestión irrepetible. Usé discos de War y discos de izquierda que tenía mi viejo, como Chile Pueblo (1972) o la Cantata popular Santa María de Iquique (1970, de Quilapayún). Esos elementos los paso por retroalimentación, que es lo que uso siempre en la improvisación. Yo fabrico un circuito cerrado, entonces la mesa me sirve como matriz, para enviar señales de todas partes, los teclados de ella y lo mío.

–¿A eso le llaman "sistema con vida propia"?
Fakuta: Sí, porque lo dejas funcionando y empieza a hacer cosas. Es medio caótico.
Nawito: Es como cuando juegas con el delay, pero en grande, porque tienes muchos elementos que están todos retroalimentados. Ella toca una nota y eso produce un efecto y gatilla otros sonidos. Yo encontré un referente súper preciso, que son las composiciones de John Cage con David Tudor. Ellos hacían composiciones para electrónica en vivo, en donde ocupaban set de máquinas. Tudor fue el primero que usó la retroalimentación. La composición estaba dada en sí misma por el montaje y por la performance, era más algo en vivo que pauteado.

–¿Con el computador no se puede hacer lo mismo ahora?
Fakuta
: Quizás es el gusto por tocar también. Me gusta más tocar que programar. Tenemos una mentalidad vintage, nos gusta tocar, yo producir la nota.
Nawito: Y porque no tenía computador. O sea, tengo un tarro pero lo ocupaba para grabar. Igual me gusta la idea de hacer música con elementos más simples, análogos, no tanto de electrónica sino que del rock.
Fakuta: Usamos amplificadores de guitarra y bajo y eso lo retroalimentas y mueves las perillas y hacen ruiditos.

Sepa cómo es un concierto de El Banco Mundial acá




–Esas manipulaciones del sonido otorgan el ambiente oscuro de la música. Es muy distinto a tu voz, que son como unos cantos de sirena (o de guagas agonizantes).
Fakuta: ¡Son maléficos! Es raro, pero yo a los 26 me siento mas gótica que nunca.

–El Banco Mundial tiene un aura cada vez más dark.
Fakuta
: Es más cercano a una composición porque aparecen más notas, porque nos falta esa base caótica que teníamos con el (teclado y sampler) SK-8, que ya no nos lo prestaron más. Era del Diego (Morales, músico electrónico, miembro de Fredi Michel y de la banda de Javiera Mena, además de hermano de Nawito).
Nawito: Y el tornamesa era de la Daniela (Dadalú).

–Se han tenido que acomodar a las circunstancias entonces.
Nawito: Sí, y para tocar en vivo andar con un torna más todo lo otro era un cacho.
Fakuta: El último disco está tocado con el teclado del Warhol (Felipe Sancho, integrante de Fredi Michel y Genéricos), que estaba justo en la casa del Nawito. Por eso encuentro que suena mejor, porque el teclado tiene un sonido nítido. Otras veces tocamos con el teclado de la (Javiera) Mena, pero se nos perdieron esas sesiones. Tenemos sesiones con instrumentos de todos los artistas nacionales (risas).

Música terapéutica para el embarazo no deseado alcanza mayores grados de malignidad que sus discos anteriores. ¿Es conciente?
Fakuta: Eso es lo que siempre hemos querido. El momento en que decimos "está bueno" es cuando nos da risa y cuando nos da miedo.

–He visto que cuando tocan, aunque estén haciendo música terrible, les da risa.
Fakuta: Es que nos da risa porque sale bien. Como que nunca conocemos bien los instrumentos y no sabemos lo que va a pasar. Aunque tratemos de reproducir lo que está en el disco, siempre pueden ocurrir cosas inesperadas.

–Pero la práctica lleva irremediablemente a un mayor manejo.
Fakuta: Por eso se nota una depuración en los distintos discos. Tiene que ver con los instrumentos que nos hemos conseguido, porque si no hubiéramos tenido ningún teclado y puras distorsiones, habría sido mas caótico.
Nawito: Al principio fue más noise por eso mismo.
Fakuta: Depende de la persona que escuche, porque al principio toda la gente mas noise lo encontraba bacán, porque desde ese punto de vista es quizás mas sorprendente. Y ahora tú me dices que encuentras más oscuro el último disco, a lo mejor es porque tienes un punto de vista mas pop de toda la música.

–Es que este disco las melodías tienen más importancia. Además de los ambientes caóticos y ruidistas, hay mayor trabajo en las estructuras y más variedad de sonidos.
Fakuta: Es que antes toda la melodía estaba cubierta por esa nebulosa noise y ahora como no usamos ni el tornamesas ni el sampler los sonidos están mucho más separados. Ahora está mucho más en equilibrio, pero es algo que nosotros no decidimos.

–¿Te gusta este disco más que los anteriores?
Fakuta
: Si, es que quizás yo me siento más identificada, como que yo soy más pop. Yo antes nunca había escuchado noise. O sea, me había interesado la música rara, pero en verdad soy súper ignorante. No tengo una investigación musical tan amplia como otra gente. En este proyecto tuve que conocer muchas cosas, como la (compositora noruega) Maja Ratkje, que hace cosas con la voz mezclada con electrónica.
Nawito: O esos discos de la Zeena Parkins con la Ikue Mori.
Fakuta: Como decía un amigo una vez, lo que yo puedo hacer se parece a Yoko Ono, aunque tampoco soy fanática, me gusta más como artista visual. La otra que me gusta caleta es Kate Bush, que esa sí que es pop, pero tiene un disco que me encanta en que se volvió loca que se llama The dreaming (1982).




–Los nombres de sus discos y hasta el de la banda son muy especiales, absurdos incluso. ¿De dónde vienen?
Fakuta: Siempre nos ha gustado ponerle nombre a las cosas. Cuando Les Ondes Martenot (bande de twee pop chilena) se separaron, después quisieron hacer un proyecto que se llamó Armónica, e hicieron una lista de nombres que podía tener su banda y uno era el Banco Mundial. Una pura talla.
Nawito: Les robamos el nombre.
Fakuta. De ahí empezamos a pasarnos películas con la misma música. Como que el Banco Mundial es gigante y te va a aplastar. Nos pasamos películas con el dinero, el capitalismo, la situación actual del mundo.

–La estética que usan en sus discos y su blog también es medio apocalíptica, con símbolos capitalistas, spam.
Nawito. Es que en esa época yo tenía un computador que estaba con virus, tenía spam muy horrible de casinos, green card para toda la vida, etc. Es un sampleo de spam y virus.
Fakuta: Es que nosotros somos fanáticos de todo ese arte, igual que el Lupi (músico de Julia Rose y artista visual que trabaja con spam). Creo que es algo generacional, algo que innatamente te llama la atención.

–¿Y el nombre de su primer disco, Así se matan los guagüitos?
Fakuta
: Es que el Nawito me mandaba unas fotos en que se ahogaba con una bolsa en la cara. Y nos sacamos unas fotos tratando de matarlo a él, que le dicen guagüito. Toda esa talla se transformó en una teoría con la situación actual, como que uno siente venir el Apocalipsis, ¿no te pasa a ti? ¿Miras al futuro y ves un futuro? Yo no. Ese es un cambio que siento en mí. Cuando era chica quería ser grande y veía a Michael Jackson cantando "Will you be there" y me imagino que Michael Jackson no podría hacer esa canción ahora, canciones con esperanza. Vivimos en un mundo lleno de tecnologías que no sirven para nada, lleno de consumismo.

–Pero ustedes también usan la tecnología.
Fakuta
: Pero Internet me parece una luz dentro de toda esa oscuridad. Puedes poner los discos gratis, juntarte con gente que no podías de otra manera, es más libre. Está el blog donde uno puede decir algo.
Nawito: Aun así está manipulado, así que yo no confío. Por otro lado, esto de los guagüitos es porque nosotros nos juntábamos y era una instancia como de juego, era como hacer música de otra manera que lo hacía con otra gente (en el Ensamble Majamama). Con la Pamela teníamos un humor más absurdo, nos juntábamos a jugar.

–¿Y Musica terapéutica para el embarazo no deseado?
Nawito
: Es que vimos una publicidad en la revista Mensaje, de un banco.
Fakuta: En que aparecen tres guagüitas y el gallo sale pensando "parece que voy a necesitar un banco". Tener una guagua te significa mucha plata, porque no lo puedes mandar a un liceo donde esté rodeado de gente mala y flaites (irónica). Es otra manera de matar los guagüitos esta cosa de la economía. Y la música terapéutica era para tener otra opción a la pastilla del día después, que es ilegal, entonces nosotros otorgamos otra opción a la sociedad (risas).

–¿Y por qué editaron Música terapéutica para el embarazo no deseado a través de Horrible Registros, el sello de Cerebro (Carlos Reinoso, de Mostro y Los 5000), en lugar de editarlo ustedes mismos, como en los otros tres discos?
Fakuta: Porque el Cerebro nos pedía. Nos gusta lo que hace Cerebro en el arte. Por eso no sacamos La nave por Horrible Registros, porque ya teníamos la idea de cómo tenía que ser el diseño.

–Pero Horrible Registros tiene una distribución muy escasa.
Nawito: Igual lo vamos a subir a Internet. La diferencia es que uno puede descargar la música, pero te quedas sin el arte de Cerebro.




Así como buena parte de la música persigue la belleza y la armonía, existe en Chile  una subterránea escena de músicos que buscan lo contrario: la fealdad. Lo hacen por medio del ruido, el error y la guturalidad, con máquinas de bajo presupuesto y formatos muy distintos a los de una banda de rock o pop. Los principales colectivos que cultivan esta estética son Cumshot Records, Horrible Registros y La Productora Mutante, con quienes El Banco Mundial comparte habitualmente tocatas.

–¿Por qué creen que hay una proliferación del ruido como forma musical, en reemplazo de las bandas de rock?
Nawito
: Yo nunca tuve la experiencia de tocar en una banda, así que no tener batería o bajo es normal.
Fakuta: Hace tiempo que no se ve una batería. Es que nadie tiene auto. Trato de simplificarlo lo más posible.

–¿Esa es la razón de por qué tanta gente hace música rara, fea incluso, en el mismo lugar?
Fakuta: Hay una búsqueda, hasta se habla de una escena o una tradición de noise chileno. Yo creo que acá estamos pa' la cagada del espíritu. Tú escuchas a (el músico electrónico de Valparaíso) El Sueño de la Casa Propia y es como bonito y una se siente un poco incómoda, porque a mi no me representa una música tan bonita y electrónica al mismo tiempo. Estamos pasando por una era generacional de depresión.

–Y eso se expresa a través de música...
Fakuta
: Fea.

–¿Y piensan que va a perdurar o es una moda?
Fakuta. Es que como no tengo visión de futuro en este momento, pienso que antes de cualquier cambio va a venir el Apocalipsis.

Los discos de El Banco Mundial se pueden descargar gratis desde http://elbancomundial.blogspot.com

 

El Banco Mundial y otras sucursales

El año pasado tuvo lugar un homenaje de lo más extravagante: el tributo a Tobías Alcayota, una banda imprescindible de los años '90, pero muy poco difundida (recuérdelo acá). En aquella ocasión, se presentaron Gepe (organizador del evento), Namm, y World Music, el grupo de Fakuta.

–Yo era la fanática número uno de Tobías Alcayota (foto 1), pero los vi una vez no más, en cuarto medio. Fue en el Laberinto (demolida discoteca santiaguina) y Tobías Alcayota causaba muchas sensaciones extrañas. Lo escuché y era infernal de las cavernas y me encantó. Siempre los recordé con amor y un día conocí a la Dadalú, al Gepe, al (Sebastián) Sampieri (de Los Embajadores), y nos dimos cuenta de que todos habíamos ido a ese recital, como una conjugación galáctica para que nos conociéramos.

–¿Y qué otro referente tienen para su música?
Fakuta: No se me ocurre, y eso que ahora estoy escuchando harto la radio chilena Radio Uno. Jorge González ahora reconozco lo bacán que es, pero no es de toda la vida. Yo nunca escuché música chilena, mi familia nunca escuchó música. Soy la única de toda mi familia que hago música, mas encima esta huevada rara. En mi casa piensan que estoy loca. Le muestro El Banco Mundial a mi mamá y no lo puede creer.
Nawito: Más que cosas antiguas, a uno lo influencian cosas que ve ahora. Voy a una tocata y me influencia más que un disco de hace veinte años.
Fakuta: Yo creo que en lo que hacemos se nota nuestra ignorancia, por eso es rara y media torpe quizás. Se nota que no sabemos lo que estamos haciendo. Se nota que no hacemos música tratando de seguir un estilo, sino que tratando de salir de los estilos.
Nawito: Cuando empezamos a tocar habíamos visto a Julia Rose (foto 2) o Bongo Bongo o los mismos Majamama, entonces era una mezcla muy rara entre electroacústica y pop electrónico.

–Más allá de las influencias, ¿qué grupos o solistas chilenos les gustan?
Fakuta: Me gusta Midiset, que tocan con hartos teclados y es súper bonito. Son unos locos de Arte de la Chile que cada uno toca una cosa chiquitita, pero muy bien coordinados. Me gusta Megajoy y Mamacita, que rapea de una manera bacán y tiene unas bases que se ponen medias góticas inesperadamente. Me gusta escuchar a Dënver, que son canciones bonitas, con letras de acuerdo a la música. Todo es bueno menos Maná y Arjona. Yo creo eso.
Nawito: Julia Rose, Bongo Bongo, Pinto Cabezas (foto 3) me gusta harto, que trabaja con instrumentos acústicos como una guitarra folk y tiene un set de pedales grandes. También me gusta harto Rhizomatic Youth, Ensayos Nucleares, Montaña Extendida, iba al Club Bizarre a ver a las Prissa y a Visiona.
Fakuta: Al final son puros amigos. Uno se hace amigo cuando le dice a alguien "wena wena". Todo parte con un "wena wena"