Lluvia Ácida y Úrsula Calderón

Kuluana
(2009, Eolo/Pueblo Nuevo)

Luis Felipe Saavedra

Por lo menos en Chile es difícil encontrar un grupo de música actual que conozca y ame más su tierra que los magallánicos Lluvia Ácida. En casi quince años de carrera autogestionada, la dupla entre Héctor Aguilar y Rafael Cheuquelaf ha producido discos y devedés cuyos temas son, siempre, diversos aspectos de la vida en Punta Arenas: Magallania (2001, que dio inicio a su propio sello, Eolo), Tierra de espectros (2002, una musicalización de relatos fantasmales de la Patagonia), Hotel Kosmos (2004, en homenaje al edificio que albergó a viajeros e inmigrantes que pasaron por Punta Arenas la primera mitad del siglo pasado), Antártikos (2005, que presentaron en vivo en la base "Eduardo Frei Montalva", en la Isla Rey Jorge, en la Antártida) y La idea (2008, una suerte de cantata popular en reivindicación de la Federación Obrera de Magallanes).

Influenciados por el tecno y el industrial de origen anglosajón de los años '80 y '90, Aguilar y Cheuquelaf supieron desde sus inicios que su tierra natal era una fuente inagotable de historias, pero fue con el cambio de siglo que se atrevieron, además, a incorporar instrumentos prehispánicos de vientos, cuerdas y percusión a su música tecnologizada. Y, según apuntan en el librito de su más reciente producción, un hecho provocó ese cambio: en 2001 se acercó hasta ellos la familia de Úrsula Calderón, una de las últimas yaganas con dominio de la lengua yamanihasha y activa divulgadora de su cultura, para que los ayudaran a registrar algunas leyendas en su idioma original. Dos años después de esa grabación, a los 79 años, Úrsula Calderón falleció. Pero quedó su voz.

Con tono sereno, a veces susurrante, esta "kuluana" ("abuela" en legua yagán), relata, primero en el hermoso –y áspero– yamanihasha y luego en castellano, leyendas que ocurren en los canales fueguinos sobre hombres de piedra, personas mutando en lobos o guanacos y  hombres malos que se roban niños y mujeres (los Hanush), y entona un canto de la ceremonia de adultez Xiejaus y una melodía ("Walapatuj welekerf") que sus ancestros practicaban para tener suerte en sus travesías en canoas. Ese material ya tiene un valor incalculable desde el punto de vista antropológico y patrimonial, y, quizás por eso, Lluvia Ácida decidió no intervenirlo.

El trabajo musical del dúo consistió, gracias a una intensa investigación bibliográfica (con ayuda de la hija de Úrsula Calderón, Julia González, y de su pariente Alejandra Subiabre) en interpretar con sus herramientas sonoras otras leyendas yaganas. Con la participación en tres temas del cabecilla del netlablel Pueblo Nuevo, Mika Martini, Lluvia Ácida lleva en Kuluana a su mejor destino la fusión entre tecnología digital e instrumentos e inspiraciones ancestrales en canciones como "Xiejaus", con secciones repetitivas de vientos que increíblemente tienen groove; en "Wasana", donde la voz del joven insolente que se transforma en ratón es representada por una ocarina; "Kawhayulh", una especie de hip-hop oscuro sobre un terrorífico hechicero; "Yakamush", de ritmos quebrados y repetitivos, ambientes confusos, sonajeras y aerófonos; "Lakooma", con arpegios de sintetizador y dos quenas suspendidas sobre una espesa base electrónica, o la emotiva "Alayala" ("Adiós") sobre la terrible extinción de los yaganes a manos del hombre blanco.

En las primeras escuchas Kuluana puede sonar disociado, porque –salvo en "Yagán", donde el grupo incorpora un canto de Úrsula Calderón– los tracks se alternan entre la música de Lluvia Ácida y la voz sola de ella sin mayores conexiones, pero si se escucha y lee el completo libro adjunto al CD, como si fuera un audiolibro, se alcanza a comprender la complejidad y belleza de la cultura yagán y se aprecia el valioso trabajo de Lluvia Ácida en, hasta el momento, su disco mejor logrado.

“El dúo que vino del frió”, entrevista a lluvia Ácida que puede revisar en este link

Temas: 1. Yagán. 2. El gigante de piedra. 3. Yoalox. 4. El lobo marino. 5. Omora. 6. El padre guanaco. 7. Wasana. 8. Canto de Xiejaus. 9. Yakamush. 10. Los Hanush. 11. Lakooma. 12. Cómo un Hanush mató a un niño. 13. Kawhayulh. 14. Cómo un Hanush se llevó a una mujer. 15. Xiejaus. 16. Walapatuj Welekerf. 17. Alayala (Adiós).

Músicos: Úrsula Caledrón (voces), Héctor Aguilar (programaciones, sintetizadores), Rafael Cheuquelaf (programaciones, sintetizadores, vientos), Mika Martini (programaciones).

www.lluviaacida.cl



<< Volver