Lluvia Ácida, La Konsigna, Leo Medel y otros

Austrofonías
(2009, Eolo / Pueblo Nuevo)

Luis Felipe Saavedra

Octopus: rock en Concepción (1994), Valparaíso rock I y II (2007 y 2008) o A.R.I: Agrupación de Rock Independiente La Serena (2006) son discos compilatorios con denominación de origen que contribuyen a configurar una cartografía musical del rock en Chile. Ahora, desde el extremo sur surge el concepto Austrofonías para agrupar y difundir al resto del territorio y donde haya Internet el trabajo de músicos con residencia en Magallanes que utilizan herramientas tecnológicas para componer.

Los curadores de Austrofonías son los integrantes de Lluvia Ácida y gestores del sello Eolo, Héctor Aguilar y Rafael Cheuquelaf, quienes en 1995 hallaron en la música electrónica un poderoso instrumento para transmitir historias y sonidos de la Patagonia. Tras años de trabajo se han convertido en verdaderos embajadores de su tierra natal, con ediciones en el netlabel Pueblo Nuevo y viajes a Santiago, Argentina y hasta la Antártica. Ese mismo espíritu es el punto de partida de Austrofonías, donde cada participante se aventura en aguas distintas.

Los hay literales, como Sergio Pérez Bontes, quien en "Beagle" utiliza un sample que dice "Creo, señor, en Magallanes" sobre una simple base con toques de ambient, o el dúo DJ Monk, que también incluye una voz pregrabada de un relato que describe el duro ambiente del fin del mundo, esta vez sobre hip-hop atmosférico.

Hay otros que sugieren con los sonidos los climas, como los mismos Lluvia Ácida, que representan el viento con ocarinas ("Hotel Cosmos (Mix instrumental)"), el dúo Agnosia, que evoca los hielos con juegos rítmicos ("Cristales"); Etereosónica, con Cheuquelaf en los procesos digitales y dos voces femeninas que simulan cantos de sirena ("Ascensor") y el trío entre Elpueblodechina, Leonardo Medel y Polar, quienes experimentan con circuit bendings, sintetizadores y cantos armónicos ("Patagónica").

Rafael Cheuquelaf, ahora bajo el nombre de Nébula, hip-hopea el frío y le suma tonos telefónicos ("Llamada perdida"); toma la guitarra y se une a Lorena Paredes y Carol Yvetes en Lumania para un tema de base rítmica de electrónica setentera ("En viaje"). Héctor Aguilar, alias Polar, toma un ritmo hip-hop y añade loops ("Escuela abstracta"); Leo Medel realiza una mezcla incomprensible entre viola y veloces ritmos digitales ("Violahead"); Protocultura retrocede una década con un drum n’ bass ("Kilométrico"); Mark Strauss navega en aguas más actuales, entre ambient e IDM ("El barco de los locos"), Cristián Soto arma un collage electroacústico con sonidos de aves ("No aceptes el desespero, no arrastres tu cabeza (ambiente bandurrias)") y los raperos de La Konsigna son autobiográficos y se dan autobombo en "El pacto crecerá".

Si se la compara con la que surge de regiones más conectadas del país, la música electrónica magallánica suena todavía en estado de gestación. Lo interesante es que sus autores son concientes de su entorno y quieren representarlo. Esa identidad, escasa o nula  en otras latitudes, debería producir buenos frutos en el futuro.

Temas: 1. Hotel Cosmos (Mix instrumental). 2. Cristales. Llamada perdida. 4. En viaje. 5. Violahead. 6. El barco de los locos. 7. Beagle. 8. Kilométrico. 9. Ascensor. 10. El pacto crecerá. 11. Escuela abstracta. 12. Mi tierra. 13. No aceptes el desespero, no arrastres tu cabeza (ambiente bandurrias). 14. Patagonia ruido.

Músicos: Lluvia Ácida, Agnosia, Nébula, Lumania, Leonardo Medel, Mark Strauss, Sergio Pérez Bonte, Protocultura, Etereosónica, La Konsigna, Polar, DJ Monk, Cristián Soto, Elpueblodechina-Leonardo Medel-Polar.

www.pueblonuevo.cl



<< Volver