El Banco Mundial

La nave
(2008, El Banco Mundial)

Luis Felipe Saavedra

El Banco Mundial, una institución internacional tan poderosa como cuestionable, no debe tener la más remota noticia de que un dúo de música experimental chileno usa su nombre para hacer ruido. Salvo el par de despistados que llegaron a un concierto suyo de hace algunos meses, realizado en la Sala SCD de Bellavista, pensando que se dictaba alguna conferencia de ese organismo. No soportaron ni un minuto y se fueron.

Pero hay algunas coincidencias. "Nuestro" Banco Mundial, el chileno, integrado por Pamela Sepúlveda e Ignacio Morales, es a veces tan perverso como algunas acciones del organismo multinacional (especialmente contra países tercermundistas) y a veces tan absurdo como las papas en los calcetines que dejó ver su penúltimo director, el norteamericano Paul Wolfowitz, cuando el año pasado entró a una mezquita en Turquía. Lo último queda claro con los nombres de los anteriores discos, Así se matan los guagüitos y El gran golpe al Banco Mundial, ambos de 2006; y lo primero, simplemente en la música.

Casi siempre oscuro e inasible, El Banco Mundial plantea paradojas cuando contrapone la dulce voz, como de cantos de sirena y con delay de Pamela junto a un torrente de estática ("Maravilla del mundo"), en las frases minimalistas, en el complejo trabajo rítmico y un desenlace de pesadilla de "Theguitarofgepe" o en la nueva versión, abreviada y con inclusión de samples vocales y hasta de un tema del dúo electropop Julia Rose, de "El rey de los gorditos (o.b.)" (antes en El gran golpe al Banco Mundial). La canción se estructura en base a repeticiones de figuras en marimba luego contaminadas con frecuencias por medio de la técnica del circuit bending, consistente en hacer música con circuitos electrónicos alterados y feedback, de la cual Morales es uno de los más serios cultores en Chile.

Son los mismos materiales con que El Banco Mundial ha elaborado sus anteriores registros, pero hay algo que distingue a La nave de los precedentes, y no es sólo que dura la mitad. Es que el primer track suena "bien" de entrada, es grato. "La nae espacial" comienza con un loop de texturas suaves y la voz es como de una corista pop. Pero claro, es sólo un ratito. A poco andar se instala la incertidumbre y aunque no ocurre nada grave y el corte resulta ser el más atractivo del disco, deja una sensación tensa, que incomoda. Es cierto, El Banco Mundial chileno complota, pero abiertamente.

Temas: 1. La nae espacial. 2. El rey de los gorditos (o.b.). 3. Maravilla del mundo. 4. Theguitarofgepe.

Músicos: Pamela Sepúlveda (voz, teclados), Ignacio Morales (circuit bending, teclados).

www.elbancomundial.blogspot.com



<< Volver