Autopsy Protocol vs. Una Niña Malvada

Autopsy Protocol vs. Una Niña Malvada
(2006, Espora)

Luis Felipe Saavedra

En un mundo dominado por las máquinas y mediado por Internet, un hombre conocido como Rano? y apodado Una Niña Malvada se mueve como pez en el agua. Como parte y a través del colectivo de arte experimental www.espora.cl exhibe sus extraños y fascinantes dibujos, edita sus canciones y con Autopsy Protocol vs. Una Niña Malvada invita a conocer todo un género desconocido para muchos, del cual es el único cultor local: el chiptune.

Más que un estilo musical, el chiptune (también conocido como micromusic o chip music) es un formato basado en los sonidos que es capaz de generar un chip de 8 bit como el que traían incorporadas las computadoras Commodore 64, los Atari o los Gameboy, y que resulta en esa música tan reconocible (y precaria vista con distancia) de videojuegos como Mario BROS o Phoenix. Una Niña Malvada adhiere a esa estética, pero la lleva hacia terrenos más tensos y frenéticos (se puede hablar de subgéneros como breakcore, raggajungle o chipcore) transformando el dispositivo de juegos portátil Gameboy (de Nintendo) en un instrumento musical por medio de un cartucho llamado Nanoloop, que lo hace secuenciador y sintetizador musical.

Tan reducido equipamiento se oye en tres de los cuatro cortes de este disco compartido, partiendo por "Hipercolored chorizo juice lickers", junto al español Eduard Catafal, alias Autopsy Protocol, músico digital contactado (era que no) a través de Internet. Esta colaboración es el estimulante encuentro entre ritmos duros, saturados y veloces con melodías infantiles que recuerdan al juego Rally X (el del autito que tira humo y recoge banderas). El catalán, en su faceta solitaria, exhibe gusto por los detalles en la quebradiza "Enka breakers", de beats taladrantes, voces sampleadas de música étnica (no se reconoce proveniencia) y con un resultado hasta apacible.

"Rápido y final", de Una Niña Malvada junto a la voz rapeada y esta vez casi sensual de la música más activa y multifacética de la temporada, la cantante Dadalú, es puro pop del siglo XXI hecho con tecnología obsoleta, pero de sonido futurista, mientras que la enfermiza "Supagabagameboycore para niñas" cierra el disco con un complejo entramado hiperactivo de millones de bips que se atropellan unos a otros, al tiempo que se oye a Don Francisco poniendo en aprietos a un concursante con su recordada frase "Qué dice el público, lo puede perder todo".

Si una laptop ya significa síntesis de espacio y puede reemplazar toda una banda, Una Niña Malvada va más allá y con sólo un Gameboy, más pequeño, cómodo y económico, compone música hecha con un juguete pero nada de infantil, porque abarca la cultura basura, el error digital y los sonidos de hace una década. Con ellos obtiene un resultado actual y, aunque parezca extraño, muy visceral.

Temas: 1. Hipercolored chorizo juice lickers. 2. Rápido y final (con Dadalú). 3. Enka breakers. 4. Supagabagameboycore para niñas.

Músicos: Rano? (programación y Gameboy en temas 1, 2 y 4), Eduard Catafal (programación temas 1 y 3), Dadalú (voz en 2).

www.espora.cl/unamalva



<< Volver