Namm

Serie de desastres
(2006, Jacobino Discos)

Luis Felipe Saavedra

De un extremo a otro han ido los últimos dos años para el músico Pablo Flores, alias Namm. Desde que partió con su trabajo solista creando áridos ambientes en su debut Namm (2004, Jacobino Discos), hasta su cándido trabajo como acompañante de Gepe, entremedio editó un disco con Aves de Chile (leer un comentario aquí), grabó Gepinto (2005) con Gepe y lo tocó en Chile y Europa, se presentó incontables veces como Namm y difundió el netlabel que fundó junto a amigos, Jacobino Discos. Pero tocaba el turno de presentar su segundo disco personal, y en Serie de desastres sintetiza todo lo aprendido. Sintetiza porque en 33 minutos hace caber catorce miniaturas electrónicas y porque en todas opta por la concreción en lugar de la expansión.

Como programador o instrumentista, Namm resuelve con naturalidad las composiciones y nunca permite que sean sólo una cosa: si están a punto de ser bailables, incorpora ruidos y fija la atención en ellos o, simplemente, suspende la percusión. Si son demasiado toscas, algo por detrás las suaviza. Desde un flujo de ruidos ("m") hasta una obra de piano y otros instrumentos orgánicos que casi prescinde de la electrónica ("o"), todos los tracks son, a su manera, suficientes en sí mismos y en varios se acerca al trabajo de su compañero de sello, Augías Amena, por los pulsos acelerados y los miles de eventos sonoros por minuto, sean éstos glitches o económicas frases melódicas. Pero Namm, sin dejar de ser accesible, conserva su faceta experimental y casi nunca parece excesivo.

Los cortes pueden ser melódicamente atractivos ("a", "g") o poner el énfasis en los ritmos ("b"). Pueden sonar a un dub desarmado ("e") o ser piezas concretas con campanas, trutruca y otros artefactos ("f"). Todas esas inclusiones de instrumentos, como serrucho y acordeón ("k"), quena y tamborcitos ("c") o simplemente piano ("d") logran que Serie de desastres escape orgulloso a las clasificaciones inmediatas y que su autor no necesite siquiera nombres ingeniosos para titular sus obras, porque su imaginación es musical y en este disco se nota que se ha empapado tanto de electrónica bailable como de música contemporánea y folclor andino. Namm mete todo en la juguera y regala uno de los mejores discos de electrónica de la temporada. Aunque no sea solo electrónica.

Temas: 1. a. 2. b. 3. c. 4. d. 5. e. 6. f. 7. g. 8. h. 9. i. 10. j. 11. k. 12. m. 13. n. 14. o.

Músicos: Pablo Flores (programaciones, instrumentos)

www.jacobinodiscos.cl



<< Volver