Juan Pablo

Orquesta
(2005, Garrapata Discos / Fondart)

Iñigo Díaz

Una orquesta sinfónica de ochenta músicos ha sido desmembrada drásticamente, separada por familias instrumentales, reorganizada según criterios futuristas y vuelta a poner en marcha como orquesta simbólica. Es la orquesta que dirige el ingeniero y compositor Juan Pablo Cáceres, parte de la siempre oculta vida activa de los músicos chilenos en la Región 14. Pero Cáceres difícilmente podría -por ahora- vestir de traje negro, estrechar la mano del concertino, subir al estrado y conducir a una sinfónica real. Lo que ha hecho es pasar 550 días (¡más de un año y medio!) ante la pantalla de su computador en la Universidad de Stanford construyendo esta obra de música contemporánea en los patrones de lo que los norteamericanos entienden por computer music.

Es una obra de electrónica de cámara titulada Orquesta y dividida en seis movimientos o simples micropiezas que igualmente pueden escucharse por separado. Aunque para comprender la esencia del proyecto de Cáceres (ex baterista del grupo experimental Yonhosago) es recomendable practicar audiciones de los 33 minutos de Orquesta. A sólo 33 minutos se redujo la sumatoria de horas de gestación. Y tamaño poder de síntesis tiene su explicación en el proceso mismo de composición. Cáceres recogió pequeñísimas muestras, de no más de un segundo de duración, de todos los instrumentos de la orquesta: desde los violines a la tuba y desde los cornos al contrabajo. Millares de segundos ordenados en carpetas en "mis documentos".

Su discurso quedó expuesto siguiendo los más precarios principios de la musique concrète (iniciática escuela francesa que buscaba sus sonidos en el mundo concreto). Un telar sónico donde cada fragmento se ubica junto a otro con el que originalmente no tenía ninguna relación. El resultado son las piezas "La cuerda", donde figura un cuarteto de cámara irreal; "Lo gaseoso", con la acción eólica de flautas traversas alto en sol, alto en fa, tenor, bajo y más registros; "Lo metálico", con la brillantez tímbrica de un quinteto de bronces; o "La orquesta", donde por fin Cáceres llega a su último cometido. Ahora sí, una orquesta sinfónica-simbólica con ochenta músicos a la orden de su batuta. Aunque la batuta no sea más que el mouse en movimiento para cortar y pegar.



▒▒▒▒▒▒▓
▒▒▒▒▒▒▒▓
▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓
▒▓▓▓▓▓▓░░░▓
▒▓░░░░▓░░░░▓
▓░░░░░░▓░▓░▓
▓░░░░░░▓░░░▓
▓░░▓░░░▓▓▓▓
▒▓░░░░▓▒▒▒▒▓
▒▒▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓
▒▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓
▒▒▒▒▒▓▓▓▒▒▒▒▓
▒▒▒▒▓▒▒▒▒▒▒▒▒▓
▒▒▒▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓
▒▒▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓
▒▓▒▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓
▒▓▒▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓
▒▓▒▒▒▒▒▒▒▓
▒▒▓▒▒▒▒▒▓



Temas: 1. La cuerda. 2. Lo gaseoso. 3. La multiplicidad. 4. Lo metálico. 5. Lo tenido. 6. La orquesta.

Músicos: Juan Pablo Cáceres (computador).



<< Volver