Demasiado minas

Golden Baba | Julia Rose
Ciclo MUS.cl | Sala 2 SCD Bellavista, jueves 31 de marzo,
$1.000

Luis Felipe Saavedra
Ni los granizos ni la lluvia que moja por primera vez en esta temporada a la capital son impedimentos para que la sala dos de la SCD Bellavista esté casi llena y expectante por el regreso de Golden Baba: una banda-mito que no se presentaba desde hace dos años pero de la que muchos hablaban y a la que otros tantos alababan.

Lo primero es un show compacto del muy activo dúo Julia Rose, compuesto por el programador Lupi y la vocalista Dadalú, quien no comienza fina su presentación, con desbordes vocales y un rapeo ansioso, como si quisiera decir demasiado en una frase. Pero como buen grupo de pop, Julia Rose tienen un par de canciones inapelables en "Quiero hasl" y "Bailar", montadas sobre bases saltarinas de sonidos ridículos y pulsos bailables. Un arco iris de amores y desamores, divertido como los videos proyectados que son obra del mismo Lupi, y que muestran a Michael Jackson en constante mutación facial, un desfile de tarjetas de crédito y banners de páginas web ofreciendo sueños americanos.

Más gente llega y ahora hace calor dentro de la sala cuando toman posiciones en el escenario cinco mujeres de negro y bien maquilladas más un pequeño hombre conocido como "el Andy Warhol de los Fredi Michel".  Golden Baba sorprende de entrada con un gospel tan particular como su formación instrumental: trompeta, clarinete, corno, bajo, guitarra eléctrica, teclado y batería. Como Mazapán, pero del 2000 y un poco en broma.

No hay guión, pero sí ensayo. Hay chistes y todas quieren decirlos, y entre las tallas que lanzan las músicas y las risas del público, constituido por amigos y una digna comitiva de la escena experimental santiaguina, suenan canciones de arreglos muy melódicos pero inauditos, disonancias y arranques líricos. Golden Baba tiene el mismo núcleo que World Music (leer un comentario acá), pero en este caso el chiste parece ser la "mujer chilena", y por eso citan a Myriam Hernández, bailan como coristas sexis y dedican a todo el público un "son demasiado minos" con actitud de galla.

Una canción que relata la aventura de una integrante del grupo con un japonés negro, otra de ritmos brasileros cantada en portugués y una tercera dedicada a las familias bien y mal constituidas no caben dentro de ninguna clasificación simple. Golden Baba se podría situar, aunque suene contradictorio, entre el pop melódico y la música experimental menos ortodoxa, ya que con recorridos inesperados llegan a resultados agradables y descabellados al mismo tiempo. Ellas están todo el tiempo sonrientes y son orgullosamente poco profesionales, al punto de que antes de irse deciden tocar nuevamente la primera canción, "porque no se entendió el concepto". Dicho y hecho, el aleluya del principio ahora sale mejor y saca más aplausos. "Gracias por venir", se despiden. "Son todos demasiado minos".

www.myspace.com/juliarous
www.fotolog.com/golden_baba

<< Volver