Dulce y satánico de un día para otro

Coiffeur, Javiera Mena, Colectivo Etéreo y Original Hamster | Dormitorio, Gepe, Fredi Michel y Mostro
Neutral, Centro Arte Alameda, 1 y 2 de diciembre
$5.000

David Ponce

–Hola. Somos Javiera Mena –se presenta Javiera Mena con naturalidad, como si todos los días desmontara con cuatro palabras un cliché pop rock de cuatro décadas. Y lo bueno es que ni siquiera es mentira, porque de hecho no está sola: hay cuatro músicos en el escenario para iniciar la actuación de la cantante en el Festival de Música Independiente Neutral, organizado por el sello disquero Quemasucabeza.

No será la única vez que la lógica quede de lado en la tercera versión de este festival, que justamente lo bueno que tiene es atentar contra la lógica: la de los plurales y singulares, y sobre todo la de los "estilos" y las "escenas". O sea, lo que hace todo el tiempo. Hay festivales de rock, festivales de metal o festivales de hip-hop, pero éste es un festival de contrastes. Cada una de las dos noches es una sesión bipolar, desde la música más tenue a la más desbocada, el sábado con el letargo bien templado y logrado de Dormitorio, el viernes con el sorprendente cantante argentino Coiffeur, que a pura voz y una guitarra acústica arma en vivo canciones folk emotivas, íntimas, tocadas con timidez pero también con fuerza: música para arrellanarse en las butacas del cine arte Alameda, para empezar.

En contraste con el lanzamiento de su disco Esquemas juveniles semanas antes, Javiera Mena se plantea no sólo como una cantante en primer plano, y más bien hace lo que quiere durante el concierto: pasa consecutivamente por las canciones acústicas de sus primeros días sentada y con guitarra, por un nuevo arreglo fuerte de batería y bajo para la emocionante "Está en tus manos", por una cantada en plan solista pop y por el recurso casi canchero de decir "a ver si se saben ésta" antes de ir al piano a tocar "Sol de invierno" a dúo con su baterista, Daniel Riveros. Él mismo, bajo su alias de Gepe, sube al día siguiente a mostrar las melodías de su disco Gepinto (2005), pero sobre todo a adelantar nueva música con un ocasional y bien avenido dúo junto al bajista Pedro Subercaseaux, con canciones sugerentes como "Elegancia y transmisión" o "Celosía" hechas por igual con bases electrónicas y guitarras, y con versos tan claros como "Podríamos sacar algunas copias gratis para repartir / si no es gratis es malo".

El Centro Arte Alameda está usado en toda su extensión aquí. Las dos jornadas terminan en el amplio patio interior, ya sin butacas. Y sin respiro: el rapero Colectivo Etéreo demora segundos en empezar a tocar y segundos también en organizar una fiesta de todos colores, razón de más para esperar su anunciado disco y así escuchar esas rimas que linkean a Alberto Plaza con Albert Camus y a Grecia con la Rotonda Grecia, entre otras. Es un nuevo contraste cuando al día siguiente Fredi Michel (en la foto) arma su propia fiesta y también dan ganas de que haya un disco para oír cómo serían las canciones del grupo sin los acoples ni la desorganización aparente de su sonido. No serían lo mismo. Todo sirve de instrumento aquí: los teclados, la guitarra y el bajo, el efecto de delay, las luces estroboscópicas y el acople constante del micrófono. Y la voz de la cantante Andrea Romina, que junta un axé con "Cuéntame una historia original", de Los Prisioneros tecnopop del año '90, y que pega dos raggamuffin de los Pericos del año '93 entre "Párate y mira" y sobre todo "Caliente", ese mismo que tenía un clip noventero con Alejandra Fosalba mojada en una tina y que ahora Andrea canta en un nuevo contraste entre la expresión siempre serena de su cara y su cuerpo que siempre se mueve con fiebre tropical.

Al final del primer día, Vicente Sanfuentes, también conocido como Original Hamster, se vale de sus dos teclados, su generador de caos digital modelo Chaos Pad y su laptop para desplegar mil y una citas y poner a andar su mecánica sorprendente de música electrónica construida sobre la marcha, con secuencias y loops en tiempo real y con los pies sobre el funk. Sangre, sudor y laptop. El set le juega una mala pasada con una desconexión, pero es sólo un segundo antes de su adaptación deforme para "Burning down the house", de los Talking Heads. En honor a la verdad la casa no está precisamente en llamas porque no todos están bailando, pero Original Hamster se prodiga igual y baja del escenario después de mojar la camiseta, literalmente. Y el cierre es con Mostro, el dúo de rock instrumental andino (de Los Andes) que esta vez se reinventa como un dúo de rock cantado andino y satánico, cuando el tecladista y guitarrista Carlos Reinoso, también conocido como Cerebro, saca el habla para dedicar una canción a Satanás, y aunque la letra no se entienda queda claro que habla de algo muy infernal por el solo tono de voz que le impregna Cerebro y por la sola sonrisa maligna que pone mientras toca. "Neutral" significa "Que no participa de ninguna de las opciones en conflicto" y está perfecto: el valor de este encuentro está en poner en juego todas esas variantes. En la variedad también hay afinidad. Cuando la palabra "escena" suele significar un grupo de músicos que suenan parecido, siempre será mejor un festival que empiece en pop acústico angelical y que termine en rock andino satánico, de un día para otro.

Foto: Hixaga.
www.quemasucabeza.cl

<< Volver